top of page

UN MUNDO EMOCIONAL

Ya en artículos anteriores habíamos comentado la importancia de este aspecto y como lo abordaríamos más adelante pues nos permiten gestionarnos frente al entorno y los resultados. Hasta este momento se han presentado diferentes tips y estrategias enfocados meramente en la obtención de los resultados propuestos en los objetivos, sin embargo, para explorar nuestro mundo emocional se requiere una orientación y un enfoque diferente.


Lo primero será hacer un trabajo de reconocimiento e introspección en cuanto a las emociones que nos limitan, así como las que nos impulsan para descubrir cuáles podemos utilizar realmente a nuestro favor en el cumplimiento de esas metas u objetivos propuestos que nos permitan sentirnos en balance y armonía con nuestra esencia.


Cabe recordar que todas las emociones tienen influencia directa en la capacidad de razonar, en la toma de decisiones, la percepción, la memoria, y la actitud con la que enfrentamos los eventos a los que constantemente estamos expuestos. Se ha confirmado que el cerebro está configurado para escoger las opciones y elecciones que le representen el menor esfuerzo y sufrimiento posible al momento de efectuar uno de estos procesos antes mencionados.


David DeSteno, psicólogo social, en su libro “Éxito Emocional: El poder de la gratitud, la compasión y el orgullo” indica que debemos desarrollar estas tres actitudes a fin de hacernos sentir más valiosos y útiles frente a lo que proyectamos en la vida y adicionalmente nos permitirá tener una visión más clara de nuestras decisiones, lo que se crea en el presente y el impacto que tendrán a futuro.


Gratitud, Compasión y Orgullo generan Éxito Emocional que se proyecta

Ahora bien, si retomamos el concepto de “Gratitud” que hablamos en el artículo anterior, como una actitud presente en nuestra vida, está comprobado que al llevarla a la práctica casi duplica el autocontrol requerido y la paciencia para sostenernos en el desarrollo de los objetivos y consecución de las metas que deseamos alcanzar.


Así lo demuestra uno de los experimentos más famosos realizados para determinar las implicaciones del autocontrol, la paciencia y la retribución, denominado la prueba del Marshmallow, si aun no lo conoces míralo aquí:


Adicionalmente, cuando pensamos en la idea de alcanzar el objetivo o las metas, usualmente tenemos la tendencia de pensar casi que de forma automática en los beneficios que nosotros vamos a percibir, no en todos involucrados y no olvidemos que somos más que eso, TODOS Somos UNO, así que una de las emociones que más nos ayudan a reenfocarnos, es la compasión, esa capacidad de tener empatía y comprensión por el otro.


En un experimento social, los participantes que estaban compitiendo en un juego de estrategia y táctica tuvieron la oportunidad de ganar a su contrincante de manera apabullante los puntos que podía tener el equipo o construir una estrategia para que entre los dos equipos sacara la mayor cantidad de puntos posibles y ambos fueran vencedores, llevándose el premio igual para todos los participantes.


Cuando hablamos de la compasión también incluye la autocompasión que al aplicarla da como resultado una mayor perseverancia para alcanzar el objetivo o si durante el desarrollo de este se hace necesario resolver problemas, tomar decisiones y enfrentar debilidades personales habrá mayor compromiso.


Pasando al tercer y último enfoque que propone DeSteno, encontramos la actitud del orgullo.


El adjetivo “orgullo” suele tener una connotación negativa, sin embargo, en este caso, se habla del orgullo saludable, como una emoción positiva capaz de construir nuevos resultados.


El orgullo es una respuesta natural cuando logramos alcanzar metas y somos reconocidos por los demás gracias a ellas. Cuando es auténtico, el orgullo es una señal psicológica de que somos personas capaces y confiables. Las personas con mayor orgullo auténtico tienden a alcanzar sus metas y tener un mayor autocontrol. Cuando las personas experimentaban orgullo, logran minimizar el valor del sacrificio para obtener recompensas futuras de una manera similar a cuando experimentaban gratitud.


Aplicar estas tres actitudes nos permitirá fortalecer

  • El nivel de autoestima

  • El Tener mayor control frente al enfado

  • El soportar la adversidad con fortaleza y decisión

  • El grado de empatía en las relaciones sociales

  • La forma de expresar el afecto


Te invito para que este tomes un espacio y puedas hacer el ejercicio inicial propuesto, veras sus frutos en la medida que avancemos en los temas emocionales,

Comments


bottom of page